El trastorno por déficit de atención e hiperactividad o abreviado como TDAH, es un trastorno que le dificulta mayormente a los niños prestar atención y mantenerse quietos, pues pueden sufrir de impulsividad, siendo esta  la principal causa por problemas en la escuela.

Si bien el trastorno de déficit de atención puedo no ser hiperactivo, en la mayoría de los casos lo es. Sin embargo, el TDA sin hiperactividad es simplemente la ausencia de capacidad para prestar atención durante un tiempo prolongado.

Tanto el TDAH como el TDA aparecen por lo general ante de los 12 años de edad, ya que no es un trastorno que se manifieste normalmente en edad adulta.

Causas

Se estima que el 75% de los casos de trastorno por déficit de atención / hiperactividad son de origen genético, pues según estudios realizados en familias con antecedentes de este trastorno, se concluyó que puede presentarse  con 5 veces más posibilidades en hijos biológicos, que en familias sin antecedentes. Igualmente factores ambientales pueden tener incidencia en esto, como por ejemplo el nacimiento prematuro de los bebes y consumo de alcohol, drogas y tabaco durante el embarazo.

 

Síntomas de déficit de atención e hiperactividad

  • Impaciencia extrema.
  • Correr y subirse a cualquier lado posible.
  • Hablar de forma excesiva, interrumpir contantemente a otras personas y contestar antes de escuchar una pregunta completa.
  • No espera a llegar su turno para realizar alguna actividad.

 

Síntomas de trastorno por déficit de atención sin hiperactividad

  • Distracción con facilidad.
  • Gran dificultad para seguir instrucciones dadas.
  • Parece no escuchar al hablarle
  • Se muestra como una persona olvidadiza en los quehaceres cotidianos.

 

Tratamientos para el trastorno de déficit de atención / hiperactividad

Este puede ser tratado con fármacos o asistencia psicológica, de igual forma el complemento de ambas se puede implementar en trastornos de repercusión moderada a grave en niños y adolescentes, ejerciendo rápidamente el efecto positivamente deseado en quienes lo padecen.

La terapia de conducta pretende identificar los comportamientos inadecuados e ir  implementando y estimulando las conductas positivas, reduciendo las indeseadas. Asimismo la terapia cognitiva enseña técnicas de autocontrol y solución de problemas.

Existe tratamiento psicopedagogo que está orientado a reforzar conductas favorables en el desempeño escolar  y su entorno, encaminando la adaptación de este, desde la organización de sus horarios y tareas e igualmente  eliminar comportamientos inadecuados, mejora la autoestima del niño o adolescente y educa a los padres para poner en práctica y reforzar esto desde casa.

El tratamiento con fármacos es otra forma que ayuda a concentrarse y neutralizar las conductas hiperactivas, que puede ser complementado con los tratamientos mencionados anteriormente.

Existen medicamentos estimulantes con metilfenidato y anfetaminas que ocupan tanto el TDAH como TDA, que aumenta los niveles de dopamina, asociado con la atención y el placer. Lo negativo de esto es que puede ser adictivo y tener efectos adversos como aumentar la presión arterial y disminuir el sueño. Y están los medicamentos no estimulantes, que aumentan niveles de noradrenalina que puede mejorar la sensación de ansiedad y no tienen efectos adictivos.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now ButtonPide Cita Ahora