La artritis reumatoide es una enfermedad degenerativa y progresiva de las articulaciones del cuerpo, especialmente ubicadas en las manos y rodillas. Y aunque es una enfermedad altamente diagnosticada en el mundo de la medicina, aún, hoy en día, no se tiene una respuesta para la causa de esta anomalía en el cuerpo.

A pesar que existen ciertos tratamientos farmacológicos para controlar y ralentizar el proceso evolutivo de esta enfermedad, no se ha conseguido una cura para la misma y en algunos casos, estos tratamientos no son lo suficientemente efectivos para calmar las dolencias de los pacientes.

Es por esta razón que se han desarrollado una serie de tratamientos fisioterapéuticos, de manera que se consiga una mejoría en el tratamiento y se logre controlar un poco más, el avance de la AR.

Diferentes fisioterapias para la AR

Los tratamientos fisioterapéuticos que se aplican a los pacientes que padecen de esta enfermedad, tienen como objetivo principal prevenir la inflamación de las articulaciones y reducir el dolor que dicha inflamación causa.

De la misma manera, se pretende corregir la deformidad causada por el deterioro articular, aplicando férulas de distintas formas y tamaños, que en algunos casos son hechas a la medida del paciente, para un mejor resultado.

También se aplica la termoterapia, aplicando una fuente de calor en los lugares afectados, para conseguir que la articulación responda a la estimulación calórica, mejorando el estado de la lesión.

Asimismo se utiliza la crioterapia, la cual reduce el nivel de dolor en las articulaciones, disminuyendo el calor interno de las mismas, calma el nivel de flujo sanguíneo y también disminuye la inflamación de manera exitosa.

Otra de las terapias más utilizadas es la hidroterapia, que consiste en un tratamiento a base de agua, a diferentes temperaturas y con distintas maneras de ser aplicada.

Usualmente se utiliza el tratamiento en piscinas o tanques, para que el paciente sea capaz de recuperar la fuerza que ha perdido a raíz de la enfermedad, el cual ha demostrado ser muy efectivo en la mayoría de los casos.

Las fisioterapias deben ser combinadas con un buen tratamiento farmacológico y para que su aplicación haga un efecto positivo en el paciente, debe hacerse bajo un régimen continuo y en algunos casos, hasta de por vida.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now ButtonPide Cita Ahora